Ir directamente a la información del producto
1 de 1

Laser DonFilos

CAZADOR

CAZADOR

Precio habitual $ 1,290.00 MXN
Precio habitual $ 0.00 MXN Precio de oferta $ 1,290.00 MXN
Oferta Agotado
Los gastos de envío se calculan en la pantalla de pago.
Cuenta con una gran versatilidad y su tamaño hacen que sea perfecto para cortar todo tipo de ingredientes. Ligero a pesar de su tamaño, muy preciso el cual se convertirá en uno de tus consentidos. Ideal para el campismo y parrilla.

Cuchillo Cazador - medida de 7.5" de filo
Es un cuchillo medianamente pesado, con mayor fuerza en el frente de la hoja.

Se utiliza para trocear y cortar la carne.
Rompe huesos pequeños como los del pollo sin problema.

Es un cuchillo corto muy fuerte y útil.

Incluye funda de piel y grabado laser personalizado
Ver todos los detalles
  • Costo de envio y grabado laser

    El precio de nuestros productos incluyen el costo de envio y el grabado laser

  • CUIDADOS RECOMENDADOS PARA Cuchillos con alto contenido de carbono

    El acero al carbono es un acero excelente para cuchillería por las ventajas que nos ofrece en el corte.

    Este tipo de aceros nos permiten fabricar hojas de cuchillos con un grano de acero muy fino. El filo que podemos conseguir gracias a eso tiene pocos rivales entre los aceros inoxidables. Tanto por capacidad de corte como por retención de filo.

    La contrapartida a esto es que este tipo de acero es muy reactivo a la humedad, la salinidad y a los ácidos. Tres cosas que están presentes en cualquier cocina del mundo. Para tener un filo excelente tenemos que lidiar con la gran facilidad de oxidación.

    El paso del tiempo en una hoja bien cuidada hará que poco a poco se desarrolle una pátina sobre ella. La pátina es una capa de óxido oscuro, neutro y estable que ayuda a proteger la hoja del cuchillo.

    Si no cuidamos correctamente el acero en lugar de una pátina lo que se desarrollará será óxido activo.

    Lo primero que debemos hacer si cocinamos con un cuchillo de acero al carbono es tener un trapo a mano. Y si son dos aún mejor. Con uno de ellos quitaremos cada poco tiempo los restos de suciedad que queden pegados a la hoja. Para ello sólo tenemos que frotar la hoja del cuchillo por encima.

    Si tenemos un segundo trapo lo usaremos para secar la hoja cuando dejemos de usarla más allá de un minuto. Primero aclararemos la hoja bajo el grifo y luego la secaremos a conciencia. El primer trapo estará demasiado húmedo para poder hacer bien esta tarea.

    En caso de que aparezca óxido sobre nuestra hoja de acero al carbono lo principal es detectarlo a tiempo. Cuando sólo son manchas superficiales apenas ha dado tiempo a que cause daño y es fácil de retirar.

    En esa etapa podemos limpiar la hoja con un abrasivo suave, como un Scotch Brite, con agua tibia jabonosa.

    Si el óxido ha tenido algo de tiempo para actuar y ha penetrado en mayor profundidad habrá que ser agresivo. En ese caso tendremos que usar lijas al agua, sabitorus o pasta de pulir.

    Antes de guardarlo no olvides aplicar sobre la hoja una capa fina de aceite